CONSTELACIONES FAMILIARES ¿PARA QUÉ?

               CONSTELACIONES FAMILIARES

                                 ¿PARA QUÉ?

 

En el post anterior estuve hablando de que las Constelaciones Familiares son un abordaje terapéutico que pertenecen a la familia de las Terapias Sistémicas, aquellas que entienden que las personas, desde que nacemos, formamos parte de una extensa red de vínculos y relaciones que ejercerán enormes influencias en nuestro desarrollo personal. Esta red de personas, poco a poco se ampliará concéntricamente, y de este modo primero será la familia en la que nacemos, luego vendrá la escuela de primaria, el instituto y quien sabe si tal vez la universidad o no, el caso es que continuaremos formándonos de diversas maneras a lo largo de nuestra vida. Con los años y convertidas en personas adultas desarrollaremos una profesión o varias, y también alguna que otra afición y es muy probable que en algún momento descubramos el amor. En todos estos entornos, el denominador común serán las personas que formarán parte de ellos, personas que nos acompañarán desde el primer día, desde la primera bocanada de aire que respiremos… Y, ¿qué tipo de relaciones estableceremos con las personas de cada uno de estos sistemas?

A menudo, en nuestras relaciones personales surgen pequeños conflictos, tensiones o dificultades, y hasta cierto punto esto no tiene porqué ser algo negativo, pues siempre podemos encontrar una oportunidad de crecimiento en el abordaje de los mismos. Sin embargo, a veces nos resulta complicado poner fin a algunas situaciones, resolver algunos de estos conflictos o eliminar las tensiones que se generan, en especial, con aquellos con los que tenemos un vínculo muy cercano. Este tipo de situaciones repercuten en nuestra vida más de lo que nos gustaría, nos desgastan, nos llenan de rabia o de tristeza y nos impiden tener una vida en la que sentirnos en plenitud y bienestar.

En mi experiencia personal las Constelaciones Familiares son una interesante herramienta terapéutica con la que explorar, por ejemplo, cómo funcionan las relaciones de las que formamos parte, o cuál es la implicación que tenemos en un conflicto. Nos permite indagar sobre esas pautas que se repiten en nuestra vida una y otra vez, debilitándonos, o poner atención sobre la narración que hacemos de nuestro problema, y para ello utiliza algo muy potente y que conocemos muy bien desde que nacemos: el lenguaje no verbal, la imagen, una vía directa al corazón que nos permitirá tomar distancia, ampliar nuestra perspectiva ante el conflicto y ganar una serie de comprensiones internas muy ricas, gracias a las cuales poder lograr tres cosas:

  1. Poder entender y sanar la relación que mantenemos con nosotros y nosotras mismas.
  2. Poder entender y sanar la relación que mantenemos con los demás.
  3. Dar buen lugar en nuestro corazón a aquella persona con la que estamos confrontada o distanciada. Y aunque no siempre el acercamiento físico es posible, el poder hacerlo desde el corazón nos lleva a aligerar parte de la carga.

Y es evidente que, de este modo, es mucho más fácil recobrar la plenitud y el bienestar en nuestra vida, aunque en esto profundizaré un poco más en el siguiente post.

 

 

2 pensamientos en “CONSTELACIONES FAMILIARES ¿PARA QUÉ?”

  1. Montse, como cada artículo que escribes y leo, das en el clavo… Permitirme acercarme a los seres que admiro, que quiero, desde el corazón, desde mis propias emociones, sanando antiguas heridas… La magia de las Constelaciones Familiares y de cualquier otra disciplina que me permita vivir en conciencia con quien soy, en este momento, en el aquí y ahora, sin pretender más que ser consciente de mis propias sensaciones, de mis propios sentimientos, desde los dictados de mi alma.
    GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *