Los Mandatos: Sé Perfecta…

Sé Perfecta…

Sé perfecta, o perfecto, que también.

Sé la hija, hermana, la tía o la esposa perfecta.

Entra en esta espiral de distorsión y sé perfecta,

para poder existir, para pertenecer, para ser vista,

y no quedar relegada al olvido…

Sé perfecta y no rechistes.

Asúmelo y si no, recibe sus despiadadas críticas.

¿Qué va a ser de ti?

Sé perfecta…

Y cuando quieras darte cuenta,

tu vida habrá desaparecido como una exhalación.

No nos prives de tu esencia, 

Así que da la vuelta y sigue tu camino…

-Montse Mendoza-

 

Sé perfecta es uno de los mandatos más potentes que recibimos desde que somos niñas, desde que somos niños, primero por parte de nuestros padres y, poco a poco conforme nos vamos haciendo mayores, por parte de diferentes ámbitos sociales: la escuela, la publicidad, el trabajo…

Desde que somos pequeños recibimos el mensaje, incluso de formas muy sutiles, de “todavía puedes hacerlo mejor” o y, estas palabras que escuchamos de boca de papá y mamá, obtienen una máxima credibilidad por venir de quien viene, de manera que ni las cuestionamos e intentamos bajo todos los medios posibles satisfacer sus deseos. Las consecuencias, un elevado nivel de autoexigencia que se manifestará de múltiples maneras, cierto grado de insatisfacción ante la sensación de que podríamos dar más de sí y la absurda creencia interna de que no valemos tal y como somos . ¿Te suena? Al final, un malestar interno provocado por la tensión de este modo de funcionar. Pero creo que la consecuencia más importante es, la dificultad de sentir que puedes ser tú misma o tú mismo pues, quien sabe, tal vez ser sencillamente tú, resulta que no es perfecto…Y así damos paso a la distorsión de nuestro verdadero ser.

Tomar conciencia de hasta qué punto este mandato te está condicionando en la vida, e impidiendo que brilles con tu luz propia, pasar olímpicamente de la idea de perfección que puedan tener otros y, tomar las decisiones adecuadas para darte la vuelta y seguir tu camino, viviendo tu momento plenamente, solo depende de ti, así es que ya lo sabes…

La ilustración es de mi buen amigo Albari-Coc, y es chulísima!!!

Que tengas un buen día y hasta la próxima!!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *