¿DÓNDE ESTÁ LA FELICIDAD?

DÓNDE ESTÁ LA FELICIDAD…

Formo parte de una sociedad patriarcal en la que se potencia una energía yang, es decir, una energía enfocada a la acción, al hacer y al tener, a la productividad, al desarrollo científico-tecnológico y cuya idea del éxito se basa en el progreso material, la competitividad y el disfrute de los placeres externos. Ello nos permite tener más y mejores medicamentos, acceder a unos niveles de información brutales, tener medios de transporte rápidos, eficientes, seguros. Podemos comprar casi cualquier cosa, ir al cine, al teatro, salir a cenar, a comer, pasar la tarde relajante en un spa…En cierto sentido gozamos de un nivel de bienestar que nuestros ancestros ni en sus mejores sueños hubieran podido imaginar, pero digo en cierto sentido porque esta sociedad de la que formo parte, por el camino ha descuidado el desarrollo espiritual y emocional, ha desdeñado los valores éticos, ha quitado importancia a la filosofía y olvidado cuál es el camino para desarrollarnos como auténticos seres humanos y esto también tiene unas consecuencias: altos niveles de infelicidad, desconexión y desmembramiento de distintas partes de nosotros y nosotras, desequilibrio entre mente-cuerpo-emoción, vacío interno, desgaste, estrés, depresión, infelicidad, soledad, violencia…

Vivimos en una sociedad que nos mantiene presos en una poderosa trampa psicológica, y nos lleva a buscar la felicidad a través de una serie de falsas creencias, como que necesitamos tener más y más, para ser felices, que tener una casa en propiedad es lo que nos hará sentir que por fin tenemos un hogar o, que debemos ser perfectas y perfectos para encontrar el amor perfecto…Nos conectamos con el miedo a perder, nos volvemos fieles a la exigencia, entregándonos al veneno del estrés, sin respiro, sin respetar nuestros ritmos internos, desconectándonos de la naturaleza y olvidando que somos uno con ella…..

Ya decía Aristóteles que el fin último de todo ser vivo es la felicidad, algo en lo que también coincide el Dalai Lama, pero somos torpes y buscamos este elixir en el lugar equivocado, en lo externo, en lo material, en los placeres inmediatos, cultivando el hedonismo, accediendo así a una felicidad efímera de la que pronto nos cansamos y que, por contra, nos conecta con ese vacío interno que tanto sufrimiento nos genera.

¿Te suena esto? ¿Puedes hacer algo por transformar esta situación? Sí, por supuesto que sí, muchas cosas y una de ellas es iniciarte en la práctica meditativa, a través de la cual podrás tomar conciencia de que la felicidad que permanece es aquella que va más allá del placer sensorial, podrás ampliar tu conciencia y comprender que la felicidad está en tu interior, y que es una cuestión de actitud, podrás desarrollar una actitud que te permitirá disociarte de las emociones aflictivas que te invaden cada vez que conectas con ese vacío interno, tomar las riendas de tu vida, y empezar a buscar en el lugar adecuado, en tu interior, reconectando con esas partes internas que has olvidado para darles la atención y el lugar que merecen. La meditación te permite ganar en claridad mental y a partir de ahí, tomar decisiones adecuadas para vivir una vida más plena y en bienestar. Anímate a practicar la Actitud Mindfulness y experimenta sus beneficios…

Que tengas una buena semana y, hasta pronto!

 

6 pensamientos en “¿DÓNDE ESTÁ LA FELICIDAD?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *