ENSEÑA RESPETO PARA RECIBIR RESPETO.

ENSEÑA RESPETO PARA RECIBIR RESPETO.

 

Iba yo caminando por la calle el otro día, consciente de que ya estamos en plenas Fallas, más que nada porque cada dos segundos escuchaba el sonido de uno de los millones de petardos, que en estos 20 días de marzo, niños y adultos van a tirar por la ciudad de Valencia, cuando de repente vi a lo lejos un niño de unos 6 años tirando “Bombetas”, los típicos petardos que suelen tirar los niños. Como son de los tan sólo es necesario estamparlos contra el suelo, la media de Bombetas que un niño o niña puede tirar va a depender de la agilidad que tenga para cogerlas de la caja y tirarlas al suelo, vaya, un no parar. El niño en cuestión tenía bastante maña para tirarlos, bajo la atenta mirada de su padre, que parecía bastante complacido a juzgar por la expresión de su cara.

Hasta aquí, todo normal en estos días, a no ser porque el niño estaba estampando las Bombetas contra las bicicletas aparcadas en la estación del Valenbisi, repito, bajo la atenta mirada de su padre, que al parecer lo veía bastante normal. Al pasar yo por delante nos cruzamos la mirada y, no sé si me leyó el pensamiento porque, de repente, el padre le dijo al niño: “Pepito, deja de tirar bombetas contra el transporte público”, y se lo dijo así, sin ningún tipo de determinación, sin rotundidad, sin acompañar estas palabras de un lenguaje corporal que sostuviera y reforzara su demanda. Se lo dijo sin acercarse y explicarle que el mobiliario urbano está pagado con los impuestos de todas las personas que pagamos impuestos, sin explicarle que respetar lo que es de todos es importante para mantener en buen estado aquellos elementos, objetos, entornos, paisajes o espacios compartidos por todos y que el respeto, es una cualidad esencial para vivir en comunidad, en sociedad… Y claro el niño, que debía padecer sordera selectiva, ni se inmutó, simplemente continuó estampando las Bombetas contra las bicis que estaban aparcadas en la estación del Valenbisi ante la pasividad del padre.

Esto me recuerda al concepto de “Interser” del que nos habla el gran maestro y monje budista  Thich Nhat Hanh, nominado al Nobel de la Paz, en el 67, por Martin Luther king. Un concepto que expresa la idea de que existe una “intercomunión” de todos los seres sintientes, una relación de mutua interdependencia que pone de manifiesto los infinitos lazos de influencia que nos conectan y, así, dado que tú y yo existimos en relación mutua, tú y yo inter-somos. A este respecto dice Thich Nhat Hanh:

“Sin la nube no puede haber una hoja de papel, pues sin la lluvia, no habría árbol, y sin éste, no podríamos elaborar el papel. Por tanto, nubes y papel ínter-son. De igual manera, cualquier cosa o persona tiene una relación de interSer con todo lo demás. Todo coexiste en cada cosa, como en un holograma”

¿Y esto qué tiene que ver con lo de estampar las Bombetas contra las bicis del Valenbisi? Pues que del mismo modo que todo está en interdependencia, en el ámbito de las acciones que desarrollamos, también se generan relaciones de interdependencia, también existen múltiples lazos entre las acciones, y cuando tu hijo no trata con cuidado aquello que es de todos y de todas y tú no le corriges de manera activa, mostrando una congruencia entre tu lenguaje verbal y el corporal, incluso con el tono de tu voz, si no eres contundente porque piensas esto de “qué más da, si sólo es una bici”, lo que haces es darle el mensaje de que el respeto se puede categorizar en base a un criterio subjetivo y personal, por lo que, no tiras papeles al suelo de tu casa porque es algo que te afecta a ti, pero no pasa nada si estás en la calle y tiras  al suelo el papel del caramelo que te acabas de comer, porque…¿Qué más da el suelo de la calle? Y así cientos de ejemplos.

El respeto es una cualidad que tienes o no tienes, y si no tienes determinación al enseñar determinados valores a tu hijo tal vez, cuando sea más mayor, considerará que ciertos aspectos de vuestra relación no merecen el respeto que tú sí consideras importante, tal vez aquellos que no le afecten del mismo modo que a ti, o simplemente que valore de manera distinta a ti y, entonces es cuando vienen los lamentos…En el fondo, todo está en mucha más interdependencia de la que somos conscientes.

Que tengas un buen inicio de semana y, hasta pronto!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *