UN VIAJE A TRES…

Cada vez me sorprendo más con los regalos que me trae la vida, así, sin venir a cuento, sin esperarlo… Y es que hoy, para despedir bien el fin de semana, he ido a ver “Carmen Muñoz o el rescate de una memoria”, una pieza teatral dentro de la programación del Festival Cabañal Íntim, en la que sus protagonistas, Desireé Belmonte y Cristina Correa, nos cuentan cómo escudriñando en un mercadillo de antigüedades, descubren unas cartas personales que Carmen Muñoz López intercambia con su marido a finales de los 50 y que hablan de una bonita historia de amor entre ellos.

A partir de ahí nuestras protagonistas inician una búsqueda de la que no voy a dar detalle alguno, ya que que prefiero dejar abierta la posibilidad de que otras personas puedan descubrir, personalmente, esta emotiva historia y sus corazones queden como ha quedado el mío, con un pellizco de emoción que me lleva a comprender, una vez más, la importancia de lo sutil, en este caso cómo, detrás de unas viejas cartas casi nimias, se esconde una vida hermosa y elocuente que la mirada abierta y curiosa de Desiré y Cristina rescatan y la hacen presente…

A mí me ha encantado la manera en que estas dos actrices han conseguido envolverme con sus voces melodiosas, con sus gestos y sus silencios, a través de la luz y la sombra del espacio, con su pasión y su determinación. Casi sin darme cuenta estaba inmersa en una historia intimista, una búsqueda, un viaje que realizan tres mujeres diferentes que finalmente se encuentran cara a cara, sintiendo el vértigo que se siente cuando llega el final, un final en el que no hay que temer a los lestrigones, ni a los cíclopes, sino que, como dice Cavafis en su maravilloso poema Ítaca, lo importante es que ha sido un largo viaje, lleno de aventuras y experiencias…Y tal vez porque soy consciente de mi propio viaje, no me ha dejado indiferente esta aventura de hoy…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *