Crianza Consciente: ¿Qué es la Coordinación de Parentalidad?

Crianza Consciente.

¿Qué es la Coordinación de Parentalidad?

 

Nos enamoramos…

Nos enamoramos y decidimos vivir en pareja, comprometernos, desarrollar un proyecto común de vida…

Nos enamoramos, decidimos vivir en pareja, comprometernos, desarrollar un proyecto común de vida, tener hijos, construir una familia…¿Feliz?

Y pasan los meses, tal vez los años, a veces esta historia sale bien, otras veces, sin embargo, se complica y por diferentes motivos el amor se rompe, el compromiso se resquebraja y llega el momento de escribir el final, un final que en muchas parejas es vivido desde el conflicto, desde el dolor, la tristeza o la rabia y, aquella energía que en un tiempo les movía hacia el amor y la complicidad, se transforma ahora en una gran ceguera, la que provocan las palabras, los comportamientos y las emociones destructivas, fruto de la confrontación que nace de ver a quien hasta ahora era tu pareja, como tu contrincante. En el proceso todos sufren y, de manera especial por su propia vulnerabilidad, los hijos. Las consecuencias para ellos o ellas son devastadoras…

¿Qué hacer cuando esto ocurre?, ¿Qué hacer si te encuentras en una situación similar o conoces a alguien que esté viviendo algo parecido? ¿Cómo conseguir  restablecer la calma y que, ante un proceso de divorcio los hijos no salgan perjudicados? La Coordinación de Parentalidad es una buena alternativa, una opción relativamente novedosa que ha llegado para quedarse, como así lo indica tanto la jurisprudencia del Tribunal Supremo en este sentido, como el hecho de que cada vez son más las resoluciones judiciales de distintos órganos, proclives a apoyar planes de coparentalidad en los procesos de divorcio.

Estas son algunas de sus características:

 

  • Consiste en un proceso alternativo de resolución de conflictos, para padres y madres que están inmersos en un proceso de divorcio conflictivo.
  • Se trata de un proceso no adversarial, es decir,  busca la colaboración entre las partes involucradas, con el fin de llegar a una solución que sea satisfactoria para ambas, consiguiendo así un beneficio mutuo.
  • Puede venir ordenada por el juzgado, o también puede ser acordada por la pareja.
  • Su objetivo principal es proteger y asegurar el bienestar de los menores, preservar las relaciones entre progenitores e hijos y mantener el vínculo amoroso entre ellos y ellas.
  • Para ello, la especialista en Coordinación de Parentalidad ayuda a los progenitores a resolver los conflictos que surgen en el proceso de divorcio, y a tomar decisiones orientadas a desarrollar su plan de coparentalidad, un plan destinado a cuidar de las necesidades del menor, con el fin de que su desarrollo emocional se vea lo menos afectado posible. Ello conlleva una labor educativa que permita a los progenitores conocer las etapas evolutivas en las que se encuentran los menores.

Poner fin a una relación de pareja es una situación complicada en la que surgen muchas preguntas y, para algunas de ellas no tenemos respuestas, una etapa en la que nos sentimos especialmente vulnerables y nuestras emociones están a flor de piel. En aquellas parejas que además tienen hijos, es importante recordar que ellos son especialmente vulnerables y, en la medida en que los progenitores vivan esta situación con naturalidad y respeto, ellos podrán también conectar con la sensación de seguridad y calma y adaptarse mejor a esta nueva situación. Si la conflictividad en la pareja es elevada y no le permite hacer una ruptura sana, es importante pedir ayuda y la Coordinación de Parentalidad es, desde mi punto de vista, una muy buena opción, una opción que permite a los padres ver un poco más allá y comprender que es posible y necesario cerrar bien, para avanzar mucho mejor, sobre todo para los hijos y las hijas…

Hasta pronto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *