Crianza Consciente.Y mañana, ¿qué?

Crianza Consciente. Y mañana ¿qué?

“Mañana”, un sustantivo que hace referencia al futuro, un espacio temporal al que nuestra mente viaja con mucha facilidad a lo largo del día, por ejemplo para organizar nuestra acción, imaginar distintas posibilidades ante situaciones en las que debemos tomar una decisión importante o también para proyectar nuestros sueños, nuestras metas. En principio es una capacidad mental que bien aprovechada nos permite ser más funcionales, sentir motivación, imaginar y poder orientar nuestra acción hacia la meta que queremos obtener, ricos tesoros a tener en cuenta para desarrollar una crianza consciente. Me explico:

Vivimos el día a día a gran velocidad y bajar el ritmo se hace cada vez más difícil. Es posible que en muchas ocasiones el estrés sea el rey de tu vida y, desde que te levantas hasta que llega el ansiado momento de la noche, en el que por fin encuentras un rato para descansar, tu día haya estado marcado por una amplia agenda de obligaciones y no hayas tenido un momento ni para rascarte la nariz, ¿Te suena?. Mientras tanto has tomado infinidad de decisiones y te has relacionado con unas cuantas personas, pero posiblemente tanto lo uno como lo otro lo hayas hecho sin poner demasiada conciencia porque, no nos engañemos, quien mucho abarca poco aprieta y esto, puede generar problemas y dificultades a medio y largo plazo, sobre todo en relación a los hijos…

Educar y criar a un hijo requiere por parte del padre o madre la toma constante de decisiones, así como elegir una determinada manera de relacionarse con ellos en cada momento. Muchas de estas decisiones o acciones permiten un beneficio momentáneo bien para el hijo o hija, bien para los padres o a veces para ambas partes, y esto es importante porque permite llevar una vida funcional, sin embargo, algunas de ellas también comprometen el adecuado desarrollo de los niños, algo de lo que muchos padres no son conscientes, pero que sin duda alguna traerá consecuencias negativas tanto en sus vidas como en la de sus hijos.

Criar y educar con consciencia implica bajar el ritmo y conectar con esa mirada que permite entender que ser padre o madre, conlleva la responsabilidad de viajar al mañana para imaginar de qué manera esa pequeña decisión, esa pequeña acción, ese gesto “sin importancia” va a influir en el desarrollo del hijo o hija. Es posible que en el aquí y el ahora esa decisión sea funcional, te sirva en el momento, pero, ¿lo es también si imaginas las consecuencias a 5, 10 o 20 años? Imaginar a corto, medio y largo plazo el impacto que tendrá en la vida de tu hijo o hija te ayudará:

  • A ser más consciente de aquello que en realidad no va a ayudar a tu hijo o hija, aunque en el aquí y el ahora sea funcional o práctico al darte cierto respiro.
  • A que tus hijos o hijas puedan vivir una infancia y una adolescencia más orgánica, con más confianza y seguridad en si mismos y con más estabilidad emocional.
  • A conectar con la motivación de saber que estás actuando de forma adecuada, lo cual también te permitirá sentirte más competente en el complejo rol de ser padre o madre.
  • A orientarte hacia la meta de dotar a tu hijo o hija de un conjunto de herramientas, competencias para la vida y valores, que le permitirán construir una vida saludable.

Eres el espejo en el que tu hijo, en el que tu hija se mira, y un referente de enorme influencia en su vida, como el escultor que tiene ante sí un material noble al que tallar y dar una hermosa forma, no lo olvides!

Hasta pronto!

Foto de portada de Martin Damboldt en Pexels

Foto inserta en el artículo de Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *